Inicio Artículos de fondo Valoración e importancia de la conexión óptica II

Valoración e importancia de la conexión óptica II

379
0

Viene de Valoración e importancia de la conexión óptica

La conexión óptica y su compatibilidad

En cualquier tipo de conexión participan 3 componentes:

  1. El conector que inyecta la potencia óptica a transmitir.
  2. El adaptador que guía (deslizamiento con fricción) y que mantiene estable el contacto alineado entre extremos sometidos a esfuerzo permanente (muelle).
  3. El conector que extrae la potencia transmitida.

Dos de tales componentes, los conectores, son productos transformados, es decir son componentes en los que la Calidad de la Marca del Conector, por buena que sea, puede no verse debidamente reflejada por la Calidad del Conector Montado. El adaptador es un componente no transformado.

La operación simultánea de éstos 3 elementos exige su intercompatibilidad mecánica y óptica. Cuando todos ellos son de una misma marca de fabricación, se la entiende como Compatibilidad Horizontal (CH), y si son de distintas marcas Compatibilidad Vertical (CV). Esta última propiedad no suele aparecer explicitada en las normas internacionales, muy rara vez en las Especificaciones de Productos de la gran mayoría de fabricantes de marca y casi nunca en las marcas “clónicas” de conectores y adaptadores (marcas que fabrican o moldean los cuerpos metálicos/termoplásticos e incluyen piezas de Zirconio, ferrules en conectores y sleeves en adaptadores, fabricadas por terceros).

Las marcas de prestigio, en particular las que poseen tecnología propia, aseguran Especificaciones de Producto a nivel de CH solo cuando son montados por aquellos que les garantizan montajes acordes con sus tecnologías y controles desde un seguimiento real y a los que conceden Certificado de Montador (caso de FIBERCO con SEIKO). Las marcas “clónicas”, no lo explicitan, lo dan por “sobreentendido”.

Situación actual en la conexión óptica

La realidad de la planta que inferimos a través de los pedidos de nuestros clientes, nos muestra que más del 90% de los mismos se centra en Jumper y Pigtail, de los cuales en sólo el 5% se los pide con Adaptadores. Dada ésta situación, claramente definida a sobreentender la CV, en FIBERCO centramos nuestros controles finales en “la conexión”. Para ello, seleccionamos las marcas de conectores en los que garantizamos su CV, lo cual hacemos desde medidas acordes con estándares internacionales y solo para marcas de primera prestación, utilizando como referencia nuestra tecnología básica y referencias de medida.

Es importante tener en cuenta que una mala conexión, por incorrecto montaje o falta de compatibilidad, degrada la operatividad del sistema y falsea la medida, y ello, que no siempre se produce inmediatamente, “en la primera conexión”, es seguro que se manifestará posteriormente, lo cual será detectada, una vez producida la caída del sistema. Una conexión conforma un sistema mecánico en equilibrio, donde los materiales y sus comportamientos no deben presentar esfuerzos residuales a los ya existentes en el diseño de los conectores, motivados por la compresión de los muelles internos (uno por conector) cuando la conexión se halla operativa.

Cuando el fallo se produce por incompatibilidad, esta puede producirse por varias causas. Las más evidentes son las que derivan de las marcas “clónicas” (carentes de tecnología propia) y que usualmente se manifiestan por lo siguiente:

Tolerancias dimensionales excesivas en piezas ajustables al montar y que, generalmente, son malas copias de conectores de marca.

  • Materiales inadecuados no compatibles ante acciones mecánicas (crimpados, roscados, encajes, deslizamientos, etc.).
  • Ausencia de control o controles defectuosos en las piezas de Zirconio básicas compradas a terceros (diámetro de agujero y error de concentricidad en ferrules, espesor irregular del sleeve y longitud inadecuada ferrule/sleeve, etc.).

Soluciones en la conexión óptica de distintos elementos

La búsqueda de “soluciones” a nivel de producción, capaces de sistematizar fases conflictivas por las causas mencionadas (fase de armado, de pulido, etc.), si bien son factibles teniendo el conocimiento y la experiencia adecuadas, son difíciles de controlar y conducen a manipulaciones “sui generis” que, tarde o temprano, llevan a defectos de montaje. Las marcas “clónicas”, conocedoras de ésta situación, no aportan soporte tecnológico adecuado para la mejora de sus productos y dan por sentado que, una vez definido el tipo de conector (FC, SC, MU, etc.) debe sobreentenderse cualquier requisito de compatibilidad.

Valoración e importancia de la conexión ópticaTal situación, ante la carencia de datos respecto de fallos en planta por conexiones operativas y la también carencia de controles de aceptación contrastados con especificaciones a la entrega de Jumper y Pigtails, hace prevalecer argumentos comerciales a favor de “precios de compra” y no de “costos por compra”. Estos últimos incluirían gastos adicionales (por ausencia de servicio ante el corte, por la reparación, etc.), además de los riesgos potenciales secundarios obligados por la necesaria manipulación que ocupa dicha reparación, y que, si por sí mismos son difíciles de cuantificar, son aún más difíciles de conseguir cuando se los conoce.

Por todo lo dicho, no basta que una conexión (ni mucho menos un conector) tenga “calidad” ni “calidad suficiente”, argumentos ambos ajenos a la técnica, el primero dado por “sobreentendido” y el segundo carente de definición sin más conocimiento que “el precio”.

La CALIDAD, según la entendemos en Fiberco, es intrínseca a nuestros montajes en conectores que aseguran la CV, constatado desde nuestras pruebas y medidas y que nos lleva a una conexión FIABLE, la cual satisface unos requerimientos iniciales y los mantiene, estables y acotados ante ausencia o presencia de perturbaciones externas y conexiones repetidas, mientras dure la vida operativa del sistema..

Todo ello pretende significar que los esfuerzos realizados en Fiberco, también marcan diferencias entre nuestros productos y los de los fabricantes de pigtail y cordones para los que el tema de la compatibilidad, CH o CV, lo dan por sobreentendido. Esta última aseveración, contrastable desde nuestra experiencia con proveedores que hemos desestimado, conviene a ambas partes, al fabricante “clónico” por ofrecer precios bajos y, al montador porque si su venta son de conectores montados y no de conexiones, siempre encuentra argumentos no técnicos (“el precio de compra”) para continuar vendiendo.

Tal situación conduce, en el fondo, a descargar los costos que se puedan derivar (“costos de compra”) por los inevitables fallos que tarde o temprano se produzcan, en el usuario final.

Por tanto, no somos fabricantes/montadores de conectores de “calidad suficiente”, sí somos fabricantes/montadores de conectores para operar en conexiones ópticas que hemos probado en términos de CH y CV, elaborados para que el instalador y el reparador cumplan su cometido con máximas garantías, criterio que nos asegura el poder ofrecer los mejores productos de conexión óptica presentes en el mercado.