Inicio Artículos de fondo Módulos de adaptación por fibra en CPDs

Módulos de adaptación por fibra en CPDs

245
0

Tercera parte del artículo Conectividad por fibra en nuevos CPD, ahora comentando las posibilidades de los módulos de adaptación por fibra óptica en los actuales centros de datos.

Compatibilidad Base 2 y Base 12, Módulos de adaptación

De lo expuesto hasta ahora, se deduce que, en un Centro de Proceso de Datos con proyección de futuro, la polaridad debe ser necesariamente tenida en cuenta para su concepción y diseño.

Parece claro que resulta conveniente plantear una infraestructura fija con polaridad en Base 12, y por lo tanto troncales Key-up / Key-up, que permita la instalación de canales de alta tasa de transmisión. Sin embrago, la realidad impone la necesidad de mantener enlaces dúplex clásicos, soportados por polaridad en Base 2.

Seguidamente expondremos que elementos se precisan, y con qué criterios deben ser configurados y empleados, para posibilitar la gestión de canales en Base 2 sobre infraestructuras en Base 12.

Aunque, como expondremos seguidamente, existen muchos procedimientos, por ejemplo, con módulos de adaptación, para materializar esta integración, el cumplimiento de ciertas premisas destinadas a facilitar la administración, limita las opciones en la práctica a una única.

Las normativas internacionales dan orientaciones específicas para establecer enlaces dúplex sobre troncales de 12 fibras. En particular, el estándar ANSI/TIA-568-C define tres métodos básicos, identificados como A, B y C, capaces de cumplir esta necesidad, pero también declara que existen muchos criterios de modificación de estos tres tipos básicos, que puede resultar conveniente aplicar para facilitar la gestión y proyección de futuro de la red.

Para entender las peculiares características y diferencias entre los posibles métodos, primero debemos analizar los componentes que configuran un canal.

Recordemos que para confeccionar un canal precisa de todos o parte de los siguientes elementos:

A estos componentes fundamentales hay que añadir unos nuevos elementos que permitan, en su caso, la adaptación de Bases:

  • Los Módulos de Adaptación.

Estos módulos son elementos que se sitúan en los extremos de los troncales, antes de la presentación del troncal al panel de administración. Por tanto entran a formar parte de la infraestructura fija de la red.

Si sobre estos elementos se exigen determinadas condiciones de diseño que garanticen su correcto funcionamiento y una fácil administración, la cantidad de métodos de adaptación posibles queda sensiblemente reducida.

Bajo estas premisas, los criterios que se deben aplicar son:

  • Que los troncales y los pasamuros estén configurado en Base 12, o, lo que es lo mismo, que sean del tipo Key-up / Key-up.
  • Que el método elegido pueda funcionar empleando exclusivamente latiguillos y pasamuros dúplex que cumplan la Regla A-B (Base 2).

Estas exigencias descartan todos aquellos métodos en los que la adaptación recae en la disposición de las fibras en los troncales, pasamuros o latiguillos. En efecto, como los troncales y pasamuros quedan determinados por la polaridad Base 12 y los latiguillos dúplex y pasamuros asociados por la polaridad Base 2, es en los módulos de adaptación en los que se gestiona el Método elegido.

Estos condicionantes descartan a los métodos A y C como posibles candidatos a constituir la infraestructura de un CPD moderno ya que los troncales de ambos no son compatibles con la exigencia de polaridad Base 12. Es conveniente recordar que el origen de estos dos métodos está en la adaptación de troncales clásicos, que asignaban fibras de forma directa (1 con 1, 2 con 2,…) o invertidas par a par (1 con 2, 2 con 1,…), respectivamente.

El módulo de adaptación, conocido como Hidra por su aspecto, es un elemento que, como ya se ha comentado, se incorpora a la infraestructura fija en los extremos de los troncales y que permite la libre asignación de las 12 fibras en los correspondientes puertos asociados a 6 conectores dúplex. Ver Figura 11: Hidra MPO de 12 fibras.

Figura 11: Hidra MPO de 12 fibras

Las hidras se suelen agrupar de dos en dos en un único envoltorio común conocido como Casete de Adaptación, que se suele colocar en los paneles de administración de la red.

Así pues, el problema de transportar canales Base 2 por medio de infraestructura fija de Base 12 se reduce a la correcta asignación de las hidras de adaptación en los pasamuros dúplex de los casetes.

Se puede verificar que existen varias posibles configuraciones, en total 46,080, que permiten que, a partir del Modelo B, se pueda configurar una red totalmente efectiva en Base 2 y compatible con Base 12 en base a un módulo de adaptación único. En estos casos la configuración de ambos módulos complementarios se caracteriza por ser idéntica. Es decir, los módulos de estos casos son auto-complementarios lo que permite el empleo de un mismo módulo en toda la res, lo que facilita su administración. Es importante notar que cada módulo auto-complementario es incompatible con el resto de posibles módulos auto-complementarios.

Lógicamente, en una infraestructura con elementos fijos (troncales) dotados de conector MPO “macho” (con chavetas), los módulos de adaptación deben disponer de conectores MPO-F, y, aunque también podría plantearse a la inversa, ya se ha explicado la conveniencia de que los troncales se configuren con conectores MPO-M.

Termina en Sistema de cableado de un CPD

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here