Inicio FiberNet Sensores pasivos de fibra óptica

Sensores pasivos de fibra óptica

308
0

Sensores pasivos de fibra ópticaFibernet comienza una nueva línea de monitorización enfocada a la seguridad y la integridad de la fibra óptica con productos que permiten dar respuesta a una nueva demanda del mercado: sensores pasivos basados en fibra óptica.

Las tecnologías en las que están basados estos sensores pasivos son, fundamentalmente, de tres tipos. En primer lugar, se basan en las Redes de bragg (Fiber Bragg Grating). Una red de bragg es una perturbación periódica o aperiódica del índice de refracción del núcleo de una fibra. A través de las fibras se sensan distintas longitudes de onda en función del parámetro físico que se desea medir.

Las variaciones físicas se traducen en variaciones en el efecto que producen esas perturbaciones en las señales de sensado (presión, desplazamiento, humedad, Temperatura, etc.) dando un resultado medible.

En segundo lugar, se utiliza la tecnología basada en la estimulación de Brillouin (Stimulated Brillouin Scattering). La utilización de esta técnica se encuentra más enfocada a trayectos de mucha distancia (> 50 km).

Y, en tercer lugar, se utiliza la detección de los cambios de polarización de la luz en el transporte a través de fibra. Cuando la luz atraviesa un campo magnético, por Faraday, este provoca un cambio en la polarización de la luz. Esta propiedad en los sensores permite medir la intensidad del campo magnético y, como consecuencia, la corriente.

Beneficios de utilizar los sensores pasivos de fibra óptica

Hay toda una serie de ventajas al utilizar sensores ópticos pasivos frente a los convencionales sensores activos:

  • Tienen un pequeño tamaño y son más ligeros.
  • Son inmunes a interferencias electromagnéticas, lo que los hace idóneos para entornos críticos, ambientes explosivos, entornos de alta tensión, etc.
  • Dado que son pasivos, no se calienten. Muchas aplicaciones consisten simplemente en fibra.
  • Sus componentes son de materiales aislantes (vidrio), lo que evita riesgos de cortocircuitos e interferencias magnéticas.
  • Al ser componentes pasivos no requieren de alimentación y, por tanto, se pueden instalar en cualquier sitio y se acceden en remoto a los mismos y sus datos.
  • Las distancias que se pueden utilizar son mayores.
  • Su mantenimiento es muy sencillo gracias a su enorme MTBF.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.