Inicio Comunicaciones Emisor de infrarrojo para fibra óptica

Emisor de infrarrojo para fibra óptica

479
0

Con un cuerpo herméticamente sellado, este emisor de infrarrojo para fibra óptica permite garantizar una larga vida útil con una alta calidad de servicio.

La británica OMC, especializada en la producción de soluciones en optoelectrónica, presenta su nuevo emisor infrarrojo FDE851HLBF herméticamente sellado, para su uso en soluciones de fibra óptica.

Son diodos transmisores de 850 nanómetros, los cuales entregan una salida de alta intensidad para acoplamiento en fibras multimodales y uso incluso en los entornos más exigentes.

Este nuevo emisor de infrarrojo para fibra óptica ha sido diseñado pensando en aquellas aplicaciones en las que es vital ofrecer una gran fiabilidad a largo plazo. Es un dispositivo muy especializado, el cual guarda similitudes con muy pocos otros productos disponibles en el mercado de forma global.

Es útil para cubrir un amplio abanico de aplicaciones de fibra óptica, entre las que se incluyen las comunicaciones de datos, la sensorización, la codificación, instrumentación, y señales, permitiendo asegurar la velocidad y la integridad de la señal, a través de una larga vida operativa.

Emisor de infrarrojo para fibra óptica

El emisor de 850 nm FDE851HLBF dispone de un cuerpo TO-can herméticamente sellado con una ventana de cristal óptico que ayuda a proteger el interior del dispositivo de las condiciones atmosféricas.

Además, este emisor dispone de tiempos de subida y caída cortos, permitiendo la operativa de alta velocidad en decenas de Megahercios, y conteniendo micro-ópticas integrales que focalizan el haz en un punto muy estrecho que permite entregar un acoplamiento eficiente en fibras ópticas multimodales que sean tan pequeñas como 50 µm, consiguiendo una potencia de lanzamiento típica de 30 µW a 100 mA en fibras de 50/125.

Seguridad gracias a su encapsulado

El encapsulado herméticamente sellado del FDE851HLBF permite proteger al dispositivo de los elementos, como son la humedad, y permitiendo una vida útil más prolongada.

Es un tipo de protección que, por ejemplo, no proporcionan los tapones de plástico empleados habitualmente por otros fabricantes, los cuales no son sellados, aunque permiten ofrecer un cierto nivel de protección física al chip LED.

En prensa escrita, especialmente online, ha tenido experiencia propia editando y dirigiendo su propio medio, y desde hace unos años trabaja como colaborador freelance para varias publicaciones técnicas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.